Adrián Scheinkestel

COMENTARIO  ACERCA  DEL LIBRO  “LA HIDRA NEOLIBERAL” DE ANIBAL  LESERRE

 

Me ha tocado en otras ocasiones presentar libros de otros colegas, incluyendo también a otro de Anibal Leserre.

Pero nunca me había ocurrido haber anhelado que el auditorio asistente hubiera hecho ya una lectura del mismo; aunque haya algunos de uds. que sí la haya realizado.

Es un libro que invita a conversar en el interior de esa comunidad transitoria creada por su lectura.

Pero quizás esa soledad momentánea en la que me encuentro ( en principio sólo alterada por la compañía del escritor y de la presencia del otro colega amigo invitado a presentar el libro), haya sido efecto de la transferencia de aquella otra soledad que es necesaria para ponerse a escribir, la de Anibal.

Pero en fin, ese se supone que es el objetivo de la presentación de un libro: intentar llamar vivamente a su merecida lectura.

Es cierto también, que el capítulo final de este libro, invita a una Conversación sensata. Una conversación que no sea bajo el Otro Institucional, sino bajo el Significante del Otro barrado S(A/).

 

Anibal comienza su introducción al libro así:

“Por qué ilustrar al neoliberalismo con la figura de la hidra, que es un pequeño invertebrado de agua dulce que mide 2,5 cm de longitud con forma de tubo del que salen varios tentáculos, que vive fijo en las rocas, alimentándose de microorganismos, y que se reproduce por gemación?

¿O la culebra acuática venenosa, de 1 a 3 m de longitud que vive en las costas de los océanos Pacífico e Índico alimentándose de peces?

Ambas están en nuestras intenciones pero solamente para llevarnos a la mitología griega, a la Hidra de Lerma, antiguo y despiadado monstruo acuático con forma de serpiente policéfala…que fue. derrotada por Hércules.”

He aquí el título de nuestro libro: una conjunción entre un mito y un sistema.

El mito de Totem y Tabú freudiano nos permite descifrar algunas coordenadas del sistema patriarcal.

El mito individual del neurótico en Lacan  nos renueva la lectura de la Novela familiar.

Se trata de investigar que transformaciones del mito se producen en la subjetividad de una época.

La Hidra como mito : qué sustento puede producir para captar la lógica de los lazos sociales en el neoliberalismo, esa ola a la que no se le encontró por el momento, mejor nombre?

Decimos “lazos sociales”, siguiendo a JAM, ya que no se trata de LA sociedad o del lazo social sino de distintos lazos sociales, deducibles de  los 4 discursos tal como lo formalizó Lacan.

Y que consecuencias podría tener para nuestra práctica del uno por uno, ya que ésta es propia del psicoanálisis, a diferencia de la filosofía.

Y que incidencia podría tener el psicoanálisis en la política.

Es en este último sentido, que el libro se inscribe en la apuesta ZADIG que Miller lanzó en el 2017 para el Campo Freudiano.

Este movimiento es el reverso de aquel otro que Anibal realizó, tal como lo aborda en el Capítulo 8, en otro momento de su vida pasando de la política al psicoanálisis.

Esto último le agrega un interés especial al libro, ya que Anibal ha testimoniado como A.E. entre 1996 y 1999, siendo el que inauguró una serie en nuestra Escuela que se continúa hasta nuestros días.

Ésto no se puede dejar de tener en cuenta, ya que todos y cada uno de los renglones de este libro están tamizados, sopesados por la experiencia de la Escuela Sujeto.

Es desde esta inmersión en la Escuela, es desde esta comunidad inconfesable que ella comporta, que Anibal intenta interpretar, ubicar, el Neoliberalismo.

 

También se detiene en precisar que no se trata de indicar simplemente la monstruosidad de la Hidra en el Neoliberalismo, sino la monstruosidad del lado mismo de la constitución del sujeto.

Es desde ahí, que es posible diferenciar los 2 usos del significante, ya se trate del psicoanálisis o de la política.

El uso del significante con fines de identificación, que es lo que se da en llamar la Política, y aquel otro propio del psicoanálisis, situando el Uno solo. Aquí encontramos al analista, a quien podemos definir como el “borderline del discurso”, que intenta sostener una extimidad, una exterioridad íntima.

Este concepto lacaniano que ha sido insistentemente elaborado por J-A Miller, le da otra orientación a la extraterritorialidad del psicoanálisis.

Leserre va presentando las distintas cabezas de la Hidra neoliberal.

Nos hablan del individuo “empresario de sí”, que vive no en “el mejor de los mundos posible”, sino en el único mundo posible, basado en la competitividad, en el modelo de mercado, en la desigualdad.

Hay una “nueva razón del mundo, que lejos de limitarse a la esfera económica, tiende a totalizar, o sea, a “hacer mundo” mediante su poder de integración de todas las dimensiones de la existencia humana. Razón del mundo, es al mismo tiempo una “razón-mundo” “.

La reivindicación de un utilitarismo evolucionista y biológico, cuyo objetivo es la eficiencia.

“El sujeto neoliberal es producido por el dispositivo “rendimiento/goce”.”

El “nada es imposible” de la publicidad de Nike, el cada vez más rendimiento, el We are the champions, “conecta al sujeto con su “plus-de-goce”, bajo la presión de un imperativo de época, donde cada uno debe reestructurarse a partir de la identificación del sujeto como “empresa de sí” donde la superación tiene el carácter de indefinida, estando en permanente tensión bajo el mandato de la competencia.” “El marketing constituye un incesante y omnipresente empuje a gozar, tanto más eficaz cuanto que promete el imposible goce último mediante la simple posesión de los signos y los objetos del éxito. ”(Pag.26).

“Con el discurso analítico podemos precisar que el neoliberalismo no puede borrar el vacío, no puede reducir la estructura subjetiva a los parámetros del mercado y por lo tanto, a lo que asistimos es a una brutal operación sobre el sujeto, una construcción de una coraza de sí, una “clausura de la subjetividad” en el “sí mismo”, en la creencia de un yo fuerte y autónomo.”

El neoliberalismo se presenta como la nueva razón global del mundo, a diferencia del psicoanálisis que no pretende ser una cosmovisión.

El discurso neoliberal se basa en la idea de cambio permanente, de continua adaptación y no puede aceptar la “pausa presencial” que propone un análisis.

Anibal cita a Lacan, del S.16 De un Otro al otro: “La palabra manipular entró en el vocabulario permanente por una especie de fascinación debida a que no se cree posible una acción eficaz sobre cualquier grupo sin manipularlo, y de una manera en lo sucesivo admitida, reconocida.”

 

En el capítulo 6, llamado Variaciones-Controversias, nos encontramos con la particularidad “Argentina”, donde Aníbal en sólo un par de páginas consigue delinear un abordaje histórico-político-social de este país, incluyendo los mitos argentinos (Gardel, Eva, el Che y Maradona) y las pasiones argentinas( el peronismo, el tango, el futbol).

Pero es en capítulo 8, titulado “Cuando uno por fin ve la piedra”, en unas notas aparentemente dispersas, que Anibal testimonia acerca de los distintos momentos de su vida, articulados a los avatares político-sociales de nuestro país y no sin sus incursiones escritas en la novela.

Todos éstos son breves comentarios fragmentarios que realizo, concluyen con la apuesta del autor de este exquisito libro, por una Conversación sensata.