La condición femenina - Marcelo Barros

La condición femenina - Marcelo Barros

€18,40

La condición femenina

Marcelo Barros

330 páginas. 

Cuando hablamos de la condición femenina, la expresión puede aludir al estado de la feminidad, a su posición subjetiva. Pero la voz "condición" permite en español la doble significación del estado de una cosa por un lado, y a la vez del requisito, de lo que tiene que darse para que algo tenga lugar. Freud nos enseña que el amor de la feminidad, de lo que él designó como el tipo femenino más puro y auténtico, tiene una condición. Es ésta la razón del título de este libro. La condición femenina no alude únicamente a la posición subjetiva de la mujer y al estatuto de su sexualidad. Se refiere más centralmente a la condición que esa sexualidad impone, por así decirlo. Es la condición de un deseo que pudiera sostenerse allí donde ella, una mujer, encarna al Otro absoluto. La de ser amada más allá de los espejismos en los que el partenaire –y ella misma- se consuelan.

 

ÍNDICE

 
 

Prólogo para hombres

I. La condición femenina

De un cuerpo fuera del sentido
El sexo corporal de la mujer | Die Frau, das Weib | Lo virgen y lo real | El extravío | La condición –Bedingung– femenina | El rechazo de lo femenino (die Ablehnung des Weiblichkeit)

 

II. Consideraciones sobre la sexualidad, el género y la época

De lo que entendemos en psicoanálisis cuando hablamos de "sexo"
Una diferencia que no es como las otras | El falo, un obstáculo | La relación entre varones y mujeres | Una diferencia que no es bipolar | La reivindicación fálica | "Progresismo" y puritanismo | Lo heterosexual y lo queer | Lo que el poder rechaza de la sexualidad

De una clínica que no es del género
Mater et mulier | Lo heterosexual y lo queer | El partido de los predicadores políticos | Sexuación y género | Un asunto de cuerpo y los límites de una prédica | Consecuencias lógicas de la anatomía | Una pasión de justicia más allá de la reivindicación fálica

De la actualidad
Ogros, príncipes y brujas | Una cuestión preliminar a todo debate sobre la actualidad | Un fetiche ideológico | Las nuevas imágenes y la deformación onírica | ¿Cambios a nivel de la pulsión? | La "trascendencia de la instancia social de la mujer" | El matrimonio y el ideal monogámico | El culto a lo nuevo y la palabra que hace el amor | Ellas vienen degollando | ¿Las mujeres ya no se resisten?

 

III. Examen de lugares comunes

De las arrogancias de la psicología
¿La feminidad es soluble en amor?

De la idealización de la mujer en la vulgata lacaniana
La vulgata | Lo loco y lo transgresor | Lo femenino como sexo "maldito" | El exceso no es el goce femenino | El extravío y el clisé de la irracionalidad | La feminidad como superyó | Lo insaciable del deseo sexual no es lo inconmensurable de la demanda de amor | El nombre de amor

 

IV. La histeria como interpretación de lo femenino

Del problema y del enigma
Clínica de la feminidad: la verdad y lo real | El falo y la dialéctica del secreto | El enigma no es el problema | La histeria y la doble represión de la feminidad | De un cuerpo Otro al cuerpo fragmentado | La minusvalía fálica

De un apartamiento general de la sexualidad
Tres elaboraciones de la castración | El deseo insatisfecho | El padre en la histeria | El asco en la histeria | El desengaño

Del complejo de masculinidad: Susanita y Lady Macbéth

De la ecuación simbólica

 

V. La condición femenina y el narcisismo

Del "tipo femenino más puro y auténtico"
Un pasaje controvertido | Una feminidad que no se consagra al falo | La mujer bella | La "autocomplacencia" – Selbstgenügsam-keit– femenina

De un doble régimen del narcisismo
Narcisismo del ego, narcisismo del deseo | Narcisismo y genitalidad | Narcisismo del ego en la histeria: el signo de la omnipotencia del Otro | Narcisismo del deseo | Llegar a ser amada | Lo que de una mujer no concierne al hombre | Constitución fetichista del objeto: el varón, la madre y la "puta" | La madre y la trabajadora | Constitución erotomaníaca del objeto | Amar a una mujer | El sujeto, la mujer, el analista | Cesión del narcisismo, cesión del objeto a | La mujer como causa del deseo | Una posesión/posición inatacable | El niño, los gatos y las fieras | El criminal, el humorista | Don Juan y el héroe de las mujeres | El psicoanalista: hacer trabajar al otro

 

VII. El goce

De la mujer como agente de la castración
Desear al hombre deseante | El "acto de amor" y la función fálica | ¿Hacer el amor? | Breve referencia a la sublimación y el goce femenino | Volviendo a la castración | Hablarle a una mujer nunca carece de consecuencias

Del Otro barrado y el goce femenino
Una vía lógica | ¿Por qué la mística? Hacer el amor con Dios | La perversión y la histeria | Un goce extático. Diferencias con el enamoramiento y la hipnosis |Un goce insituable | Angustia y nominación | "Exquisitamente femenino " | Un goce de la inconsistencia del Otro | Un goce que veta la universalidad | El Dios de los filósofos y el Dios que habla (la pura alteridad) | El arrebato y el extravío | Un goce envuelto en su propia contigüidad | Un goce que se realiza a porfía del deseo | Un goce suplementario |Un goce que no se ocupa del hombre | El amante castrado, el hombre muerto, el íncubo ideal

 

VII. Las mujeres, los judíos, los psicoanalistas

De la universalidad y el veto femenino
La omnipotencia y la masa | Identificación y pertenencia | Lo femenino como rechazo de la lógica de la identificación | Medea | Una inquietante debilidad, una receptividad esencial

Del Otro absoluto
¿Hay un heroísmo femenino? | Los judíos y lo femenino | Los psicoanalistas | Una inadvertida idea de Freud sobre los judíos | El padre de las mujeres

 

VIII. La condición femenina y el tiempo

Del tiempo, el espacio y la sexuación
Estar "pre" | Espacio masculino, tiempo femenino | Tiempo del emplazamiento, tiempo del apremio

De un goce que no puede ser negativizado
Angustia, dolor y duelo | Una lógica que no es la de la castración | La hormiga viajera

 

Epílogo para una mujer